Fondos

Krayzler: “Seguimos las tendencias más prometedoras, independientemente de su dirección”


Krayzler: "Seguimos las tendencias más prometedoras, independientemente de su dirección"

 

Un fondo de gestión activa revisado cada semana es una de las opciones que deberían tener en cuenta los inversores para protegerse de las incertidumbres y vaivenes del mercado. Así lo cuenta Mikhail Krayzler, gestor del Allianz (ETR:ALVG) Multi Asset Long/Short.

En un momento tan complicado para el mercado y con tantas incertidumbres en el horizonte, ¿cuál es la estrategia por la que apostáis en el Allianz Multi Asset Long / Short?

Nuestro fondo Allianz Multi Asset Long Short sigue una estrategia de inversión alternativa, que invierte en todo tipo de clases de activos siguiendo un modelo de inversión sistemático, a partir de señales cuantitativas que nos ayudan a identificar cuáles son las tendencias clave en cada mercado. Seguimos las tendencias más prometedoras, independientemente de su dirección; es decir, podemos tomar posiciones largas para estar expuestos a los activos en los que estamos positivos y podemos tomar posiciones cortas para intentar beneficiarnos del mal comportamiento de las clases de activos que el modelo predice que tendrán peor desempeño. La cartera se revisa cada semana, atendiendo a las señales del modelo y teniendo en cuenta también la opinión desde un punto de vista de análisis fundamental de los miembros del equipo de inversión. El objetivo es contar con una cartera que sea capaz de ofrecer diversificación en el largo plazo, con una exposición controlada a los distintos riesgos. Intentamos que la contribución al riesgo total de la cartera de cada una de las clases de activos en las que invertimos sea pareja. En agregado, intentamos que la volatilidad total de la cartera se mantenga en un rango de entre un 7% y un 10%.

¿Qué deben tener los activos para incluirlos en el fondo, qué ponderáis más?

En total, podemos invertir en unos 40 tipos de activos distintos, que agrupamos en cuatro grandes categorías: renta fija, renta variable, divisas y materias primas. Diseñamos la cartera de manera que cada clase tenga una aportación similar al riesgo total, por lo que la exposición a los activos más volátiles, como las materias primas y la renta variable, suele ser más reducida.

Para el inversor, un fondo como este aporta una buena diversificación al combinar diferentes tipos de activos, ¿cuáles son las ventajas de añadir este fondo a la cartera?

Nuestro objetivo es intentar aportar diversificación y estabilidad a largo plazo, pero lo hacemos asumiendo exposición direccional a los distintos mercados; no se trata de una estrategia neutral al mercado. Intentamos ofrecer descorrelación frente a los activos tradicionales. Si nos fijamos en lo que ocurrió el año pasado, por ejemplo, podemos ver la exposición a distintas clases de activos pudo aportar o restar valor. En renta fija, por ejemplo, mantuvimos una posición corta en buena parte del año que nos ayudó en términos de rentabilidad, al compensar el impacto negativo que la subida de tipos tuvo sobre los mercados de bonos. En divisas, nos beneficiamos del buen comportamiento del dólar frente a varias divisas de mercados desarrollados, como el euro o el dólar canadiense. Las materias primas aportaron valor en algunos momentos del año, pero con la renta variable el resultado fue negativo, al no encontrar una tendencia clara para las bolsas durante el año. Así, al combinar todos estos mercados, siguiendo tendencias de diverso signo, buscamos aportar valor mediante la diversificación, intentado no concentrar mucho riesgo en una sola clase de activo.

Pensamos que la estrategia podría funcionar bien este año. Hay ambigüedad sobre si habrá o no recesión y cuándo. Y la cartera se pueda ajustar cada semana a un entorno de mercado cambiante

Para este nuevo curso, ¿dónde estáis viendo más oportunidades de inversión?, ¿habéis hecho modificaciones en la cartera añadiendo nuevos activos?

Pensamos que la estrategia podría funcionar bien este año. Hay ambigüedad sobre si habrá o no recesión y cuándo. Y la cartera se pueda ajustar cada semana a un entorno de mercado cambiante. Pensamos que el ambiente inflacionario seguirá siendo un problema importante y que puede haber cambios frecuentes de tendencia a lo largo del año, a los que habrá que estar atentos.

Por ejemplo, ahora tenemos una posición que recoge una visión ligeramente más positiva para la renta variable y también tenemos una visión menos negativa sobre la renta fija. En materias primas, el modelo nos da señales positivas para algunos metales, pero esto cambia constantemente. La clave está en poder identificar las tendencias y seguirlas de forma sistemática, manteniendo una diversificación por fuentes de riesgo. La estrategia funciona bien cuando hay tendencias claras.

Intentamos vigilar el riesgo asumido en todo momento. Por eso, es muy importante analizar la naturaleza de cada tendencia (identificar su fortaleza y dirección) y determinar si la tendencia ha entrado en un terreno “excesivo”, lo que nos lleva a reducir la exposición. También tenemos en cuenta la volatilidad. Si ésta sube, aunque la estrategia siga siendo clara, se reduce su peso en la cartera.

Es una estrategia CTA de bajo riesgo. Nos centramos en la contribución similar al riesgo por clase de activo.

Parece que este es un buen momento para exponerse a los activos de renta fija, ¿en qué segmentos de este mercado veis mejores opciones?

El año pasado, buena parte de los bueno resultados se debieron a nuestras posiciones cortas sobre los mercados de renta fija, una tendencia que ahora es ya menos clara. En el fondo, invertimos en futuros sobre índices, no elegimos títulos concretos. La intención es tener exposición a segmentos de mercado y clases de activo y no hacer apuestas entre valores individuales. En renta fija privada, podemos tomar posiciones con derivados de crédito (CDS). Seguimos las tendencias de forma sistemática, atendiendo a las señales que provienen de nuestro modelo, desarrollado internamente hace más de 15 años y que ha ido incorporando mejoras de forma continuada a lo largo de los años.

En la renta variable hay menos unanimidad en cuanto a si es un buen momento o no, ¿qué esperáis del comportamiento de las acciones?

En renta variable, el modelo arroja señales ligeramente más positivas que en 2022, pero aún no hemos visto tendencias claras. En el proceso de inversión, el peso de la renta variable se limita para que la cartera no tenga demasiada exposición a riesgos derivados de una única clase de activo. Queremos que haya una paridad de riesgo entre las distintas clases de activos que componen la cartera, para que las de más volatilidad tengan menos peso.

Por áreas geográficas, ¿cuáles son las principales posiciones del fondo y por qué?

Por regiones, a cierre de año, el fondo tenía una exposición del 64,2% a EE. UU. y Canadá, del 17,6% a Europa y de un 6,7% a Asia y Oceanía. En cualquier caso, la composición regional es una consecuencia de la aplicación de las señales sistemáticas del modelo de seguimiento de tendencias y del ajuste de la cartera para equilibrar las distintas fuentes de riesgo y su peso se revisa de manera regular a lo largo del año.

Fuente

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button